Asesinos libres tras falsificar documentos de un juez

Por el 16/10/2013

La policía estatal, junto con unidades de la Oficina Federal de Investigaciones FBI buscaban afanosamente este viernes en Florida los rastros de dos asesinos que en separadas fechas salieron de prisión después de falsificar documentos y firmas de un juez que llevó a su liberación, dijo CNN.

Por su parte el Departamento estatal de Cárceles rechazó haber cometido un error y dijo que simplemente había cumplido una orden judicial. “Esa es nuestra responsabilidad, obedecer al juez y no cuestionar lo que hace la corte… Nos dieron información de la corte que la sentencia había sido modificada y cumplimos nuestro deber”.

“No tenemos la culpa”, enfatizó la portavoz.

Joseph Jenkins, quien escapó el 27 de septiembre y Charles Walker, quien lo hizo el 8 de octubre con los mismos medios, son considerados ahora fugitivos, después de que los investigadores descubrieron que falsificaron mociones para reducir su sentencia así como ordenes judiciales para aceptarlo y en consecuencia ponerlos en libertad.

La sentencia que recibieron ambos por sus crímenes era la de cadena perpetua sin la posibilidad de libertad condicional o perdón.

Lo que – agrega CNN – asombra más que nada es que incluso después de que huyeron, ambos volvieron a la cárcel para registrarse, como lo manda la ley, como criminales en libertad, dijo la portavoz de la cárcel Christina Grover, pocos días después de su huída por separado. Allí llenaron formularios voluntarios que los define como criminales y se les tomó las huellas dactilares y se buscó si existían órdenes a arresto contra ellos: no las había.

Ahora, el Departamento de Cárceles investiga qué es lo que realmente sucedió. “Nos están acusando”, dijo otro portavoz, “creen que les dejamos salir de la puerta principal y no es el caso… no estamos ocultando nada”.

Los documentos llevan la firma del fiscal o el asesor del fiscal general del área de Orlando, en caso del pedido de cambio de sentencia, y la orden del juez tiene la firma falsificada de Belvin Perry, quien inicialmente juzgó al caso de Anthony.

Los investigadores ni siquiera saben si ambos hombres, que salieron en libertad con una diferencia de poco más de una semana, confabularon juntos, ya que estaban sirviendo sus sentencias en diferentes cárceles.

Walker fue hallado culpable de la muerte de Cedric Slater en 1999. Kenkins, del asesinato de Roscoe Pugh, hace 15 años, durante un robo armado en una casa.

Inicialmente, el gobierno ignoró que las órdenes de libertad habían sido falsificadas, y notificó a familiares de la víctima que el proceso era correcto. Solamente cuando un tercer prisionero fue juzgado por también, haber intentado escapar falsificando firmas, cayeron las autoridades en la cuenta de lo sucedido.

¡Si te gustó este artículo, compártelo! Gracias

ESCRIBE TU OPINION O COMENTARIO