Ciberacoso y suicidio: ¿qué hacer para evitarlo?

Por el 17/10/2013

El suicidio de Rebecca Sedwick en Florida ha despertado las alarmas sobre las consecuencias mortales del “bullying”. ¿Qué hacer para evitarlo?

La muerte de Rebecca Sedwick, una niña de apenas 12 años que se suicidó el pasado 10 de septiembre tras tirarse de una planta de agua luego de haber sufrido meses de acoso físico, emocional y cibernético por parte de dos compañeras de su antigua escuela, ha puesto de nuevo el tema del acoso en la mirada de todos al palpar la tragedia en la que puede terminar.

Las estadísticas en los Estados Unidos son alarmantes, el suicidio es la tercer causa de muerte entre los jóvenes, con 4,400 decesos al año, según datos de los CDC. Y más del 14% de los estudiantes de secundaria han pensado en suicidarse y el 7% lo ha intentado.

Y, sin duda, las víctimas de acoso en cualquiera de sus modalidades tienen de 2 a 9 veces más posibilidades de considerar el suicidio, de acuerdo a datos de la Universidad de Yale.

Las chicas de 10 a 14 años son quienes se encuentran en mayor peligro de suicidarse, de acuerdo al portal bullyingstatistics.org.

El acoso es algo que sucede en gran medida a los jóvenes de EEUU, pues según la cadena ABC, casi el 30% de los estudiantes son acosadores o acosados y 160,000 estudiantes no quieren ir a clases diariamente por temor al acoso.

Este acoso, como en el caso de Rebecca Sedwick, no se limita a las instalaciones de una escuela o incluso a un vecindario; ahora, se encuentra entrando directamente en la vida de los niños y adolescentes para perseguirlos en cualquier rincón a través de la internet, por medio del ciberacoso.

La policía del Condado Polk (Florida), a cargo del caso de Sedwick, ha cuestionado el papel de los padres de las dos adolescentes que acosaban cibernéticamente a la joven luego que su madre incluso la cambiara de escuela para intentar protegerla.

Durante una conferencia de prensa realizada tras el arresto de estas dos jóvenes de 12 y 14 años, que aún después de muerta seguían publicando mensajes de odio hacia Sedwick en internet, se preguntaron ¿cómo es que los padres no les restringieron siquiera el uso de los aparatos electrónicos, las redes sociales y el internet? ¿Existe también responsabilidad por parte de los padres debido a la manera de actuar de sus hijas que llevó al suicidio de Rebecca?

Lo cierto es que en un mundo donde la tecnología se encuentra cada vez más arraigada, los expertos recomiendan tomar medidas para proteger a los jóvenes del ciberacoso. Entre las recomendaciones se encuentran:

Usar controles de seguridad para guiar el uso del internet en los adolescentes.
Revisar lo que tus hijos hacen en internet desde sus computadoras o teléfonos.
Hablar con los hijos sobre los peligros del internet.
No amenazar o castigar a los hijos cuando tengan un problema relacionado con el ciberespacio, hablar con ellos y tratar de buscar una solución en familia.
Enseñar a lo hijos a no dar información importante o enviar textos o imágenes comprometedoras en línea.
Pasar tiempo de calidad en familia sin usar aparatos electrónicos.

Algunas maneras de identificar signos de actitudes suicidas en los adolescentes según bullyingstatistics.org son:

Depresión, tristeza constante, recluirse, perder interés en sus actividades favoritas y tener problemas para comer o dormir.
Hablar sobre la muerte o decir que el mundo sería mejor sin ellos.
Lastimarse, abusar de sustancias o hacer actividades peligrosas.
Despedirse de las personas y regalar sus posesiones más preciadas.

Y ¿cómo ayudar a alguien que piensa en el suicidio?

Tomar las amenazas de suicidio en serio. Buscar ayuda médica de inmediato.
Alejar armas o sustancias peligrosas de la casa.
Hablar con los jóvenes sobre el acoso.
Hablar con las autoridades escolares del acoso o involucrar a la policía de ser necesario.

Cualquier persona con pensamientos suicidas puede llamar a una línea gratuita las 24 horas para buscar ayuda marcando al 1-800-273-TALK (8255).

© ZGS 2013

¡Si te gustó este artículo, compártelo! Gracias

ESCRIBE TU OPINION O COMENTARIO