Cocinan la reelección presidencial

Por el 04/08/2013

Si Leonel no logra recomponer su imagen en un año deberá abandonar su plan de retorno en 2016, y sólo mantendría vigencia si Danilo se reelige

La fractura insalvable del PRD y el desplome de la popularidad del expresidente Leonel Fernández han comenzado a proyectar un vacío de liderazgo alternativo al poder que busca hacer pasar al presidente Danilo Medina sin arruga por el aro de la reelección en las elecciones programadas para mayo de 2016, en apenas dos años y nueve meses.

Más aún porque las posibles candidaturas fuera de Leonel Fernández en el Partido de la Liberación Dominicana “no pegan ni con cola…”. Pero constituye una tentación el artículo 210 de la Constitución de la República que le abre la brecha a una ley de Referéndum, que de ser aprobada por mayoría calificada de dos terceras partes del Congreso, obligaría a una consulta popular sobre la reelección del Presidente Medina.

En semejante escenario nadie duda que en un Referéndum se impondría el “SÍ” frente al “NO” de la reelección a partir de los niveles de popularidad de Danilo y la aceptación que ha tenido el gobierno que en 12 días cumple su primer año.

De aprobarse ese referéndum, que de hecho constituye una consulta popular, la Constitución de la República agregaría un transitorio que permitiría la reelección de Danilo.

El propósito ha comenzado a sonar bien en los oídos de algunos estrategas del danilismo, y aunque el Presidente no está convencido de que su gobierno pueda seguir más allá del 2016, no descarta ninguna posibilidad y tampoco ha desautorizado a quienes promueven esa idea dentro y fuera de su partido y de su gobierno.

Es un globo de ensayo que empieza a cobrar cuerpo en la medida en que el Partido de la Liberación Dominicana no acaba de encontrar la figura del relevo en la “fábrica de presidentes” de Leonel Fernández, en especial porque las encuestas a lo interno del gobierno y del liderazgo peledeísta no proyectan la recuperación de Leonel…

“Todo lo contrario, la popularidad del Presidente Fernández ha seguido descendiendo en las últimas mediciones… Y eso es muy preocupante porque las candidaturas alternativas que han salido en el partido tienen aceptación cero”, comentó uno de los científicos españoles que observan la fluctuación del mercado político dominicano.

Leonel frente a la reelección
Para hacer posible invocar la figura del referéndum mediante una ley que exigiría una aprobación de calidad –o sea, con dos terceras partes de los legisladores presentes en la sesión–, se necesitaría indefectiblemente el apoyo de Leonel Fernández. Frente a esa realidad hay quienes erróneamente estiman que el presidente del PLD no afilaría cuchillo para su garganta apoyando semejante iniciativa, pero pudiera darse el caso que quien deba convencer a Danilo para esta jugada política sea precisamente el propio Leonel Fernández.

Porque si Leonel no logra recomponer su imagen al cabo de un año deberá abandonar su plan de retorno al poder en 2016, y en esa situación sólo mantendría vigencia electoral más allá de las próximas elecciones si Danilo Medina se reelige y sigue en el gobierno hasta el 2020.

Leonel, que maneja la política a partir de su referente histórico, sabe bien que imponer una candidatura presidencial por encima de su potencialidad popular sería un suicidio en su carrera política. En 2016 Leonel tendrá apenas 62 años, la misma edad que tenía Balaguer en el 66 y a partir de ahí gobernó por 22 años.

A los 64 años, dos más que los que tendrá Leonel en 2016, fundó el profesor Juan Bosch el PLD y desde entonces fue su candidato presidencial en cinco ocasiones.

Leonel, consecuentemente, no tiene que poner en riesgo su futuro político si las condiciones les resultaran adversas a su candidatura en las elecciones venideras. Lo que si le exige su experiencia y el sentido común es actuar con inteligencia en un escenario como ese…

La eventual continuidad de Danilo en el poder le daría vigencia a Leonel para relevarlo en el 20. Cualquier otro candidato de la cantera peledeísta significaría el relevo automático de Leonel que se convertiría a partir de entonces en el clásico jarrón de porcelana china:  “todo el mundo lo quiere, pero nadie halla dónde ponerlo…”

Como le pasó a Felipe González en España la década pasada cuando con apenas 56 años dio un paso al costado para que pasara un jovencísimo José Luis Rodríguez Zapatero que en poco tiempo lo despachó a un retiro inmerecido.

En ese razonamiento lógico, Leonel Fernández podría terminar convertido en el principal promotor de la reelección de Danilo Medina. Y así funcionaría sin ninguna dificultad la invocación de una figura que Leonel metió casi de contrabando en la Constitución de 2010: el Referéndum…

La cantera peledeísta
Enoja a algunos aspirantes a candidatos en el PLD que le digan que no pegan ni con cola…

Reinaldo Pared, Francisco Javier García, Francisco Domínguez Brito, Radhamés Segura y Temístocles Montás, se han tirado al ruedo procurando la candidatura presidencial de su partido.

De los cinco, sólo Francisco Javier y Radhamés Segura tienen estructura política para sustentar sus aspiraciones en los niveles bajos, medios y altos del PLD. Francisco Javier porque ha sido jefe de campaña en las últimas cinco elecciones del PLD, y Radhamés porque viene de una precandidatura en el proceso pasado que le granjeó buena aceptación entre muchos dirigentes de los barrios y de los pueblos.

Después está Reinaldo Pared, a quien le favorece su condición de secretario general, pero que no cuenta con un trabajo en la base del partido a pesar de que ha ganado las últimas dos candidaturas senatoriales representando el Distrito Nacional.

Domínguez Brito difícilmente pueda pasar en un escenario adverso, porque en su condición de procurador general de la República ha tenido que enfrentar grupos de poder en su partido a los que se les ha vinculado con actos de corrupción en los pasados gobiernos de Leonel.

Y Temo Montás ha enarbolado la alternancia en el poder para sustentar su aspiración a candidato, y asumido una actitud crítica frente a Leonel Fernández entendiendo que al PLD no le convendría que en el próximo proceso el presidente del partido vuelva a asumir la candidatura. La cantera peledeísta para sacar el próximo candidato del PLD, sin embargo, luce mucho más auspiciosa que en el PRD, que ni cantera tiene. Y los reformistas se empeñan en reunificarse en procura de ir a las elecciones con candidaturas propias. ¿Candidaturas propias, dijo…?

(+)
¿Y LA OPOSICIÓN? ¡BIEN, GRACIAS!

El resto de la oposición luce desarticulada. Los partidos emergentes no son capaces ni siquiera de plantearse una alianza para procurarse un candidato común. Esperan a ver por donde sopla el viento para sumarse a la alternativa que vean con mayor posibilidad para arrimarse en busca de la clásica migaja del poder.

Sólo el señor Guillermo Moreno parece haberse despegado de la recua de partidos pequeños que hacen bultos electorales para venderse empaquetados. Moreno, sin embargo, no ha podido articular un proyecto presidencial creíble. Y las dos veces que se ha presentado como candidato ha arrastrado la pérdida de la personería jurídica de las dos formaciones que lo han postulado indistintamente. El cuadro electoral del 16, consecuentemente, luce difuso si se toma en cuenta que las formaciones políticas dominicanas no proyectan con claridad a sus potenciales abanderados.

Ni siquiera el partido de gobierno, abocado en estos meses a la celebración de su V Congreso Norge Botello, tiene clara una perspectiva electoral confiable… El PRD no ha sido capaz de solucionar su gravísima crisis interna; el Partido Reformista, pese al esfuerzo de Carlos Morales Troncoso, no da señales de su histórico vigor… Y ni hablar de las llamadas “fuerzas emergentes”.

¿En un escenario como ese podría resultar ocioso plantearse el referéndum para hacer posible la reelección de Danilo Medina?

La pregunta tiene una respuesta inmediata: ¡Ya hay mucha gente trabajando en eso…!

¡Si te gustó este artículo, compártelo! Gracias

ESCRIBE TU OPINION O COMENTARIO