Los Cazadores de Tiburones de Republica Dominicana

Por el 24/09/2015

Hombres arriesgan su vida en caza de tiburones
Para atrapar peces de este tipo los buzos utilizan como carnada pollos y pavos que colocan en anzuelos

La República Dominicana al estar bordeada de mar, hay cientos de personas que se dedican a la pesca, sin embargo, unos pocos arriesgan su vida capturando tiburones, como lo tienen por “hobby” varios grupos de buzos residentes en los Frailes II.

Cada año entre 4 y 8 tiburones son atrapados por estos hombres en aguas del mar Caribe próximo a la avenida Las Américas.

Nelson López, quien nació en 1949 y está dedicado a esas labores desde que tenía 19 años de edad, ha sido atacado en innumerables ocasiones por estos animales, pero afortunadamente nunca ha resultado lesionado.
“A pesar de que tenemos mucha experiencia, nunca nos confiamos”, refirió el hombre, quien está consciente de que una herida de un tiburón le puede costar la vida.

¿Cómo lo hacen?

Para capturar peces de este tipo, los hombres colocan a varios metros de la orilla del mar dos anzuelos de unas ocho pulgadas de longitud.

Esas trampas, que son cubiertas por dos pollos o pavos, se soportan con piedras muy pesadas que se lanzan al fondo del agua y se les coloca una bolla.

Las carnadas se cambian cada cuatro días.

Cuando se percatan de que un tiburón ha caído en la trampa entonces se lanzan al agua tres o cinco buzos con arpones y empiezan a herir al animal hasta que lo matan.

“Siempre estamos pendientes a darle los tiros certeros para inmovilizarlos que es en su sistema nervioso”, explicó López mientras estaba sentado en los arrecifes del mar Caribe.

Para acabar con un tiburón se puede durar hasta 10 horas “batallando”, especificó Porfirio López sobrino de Nelson.
La caza más reciente que realizan estos hombres ocurrió el sábado cuando lograron atrapar un tiburón tigre de unos tres metros de largo. La captura se produjo próximo al kilómetro 11-1/2 de la autopista Las Américas.

En la actualidad hay dos grupos de buzos en la referida zona que se dedican a estas labores.
“Ya hasta nombre tenemos, somos los Acuafondos y los Chupafondos”, manifestó entre carcajadas Rafael Hazuory otro de los hombres que sin temor arriesga su vida en estas labores.

Más que un “hobby”…

Más allá de un pasatiempo, estos buzos, quienes se mantienen en pesca permanente, ven en la caza de tiburones un medio de vida. Inmediatamente capturan un pez de este tipo empiezan a venderlo en la misma autopista Las Américas.

La libra cuesta entre RD$80 y RD$100. La carne es despachada a transeúntes, quienes como pan caliente se llevan en pedazos un tiburón completo.

“Hemos agarrado tiburones de 900, 1,300 y hasta 1,800 libras”, resaltó Nelson López, líder del grupo.
También el aceite que se le saca a estos animales es vendido por galón a RD$4,500.

Dependiendo del tamaño del tiburón se obtienen entre 10 y 20 galones.

Sin restricciones

En el país la Ley 248-12 sobre protección animal no establece restricciones para la pesca de tiburones de ningún tipo. Osvaldo Vásquez, especialista en ecología marina, consideró que los tiburones como depredadores juegan un papel fundamental en el control de la vida en el mar.

Ante esto indicó que se deben tomar medidas más estrictas con la caza de estos animales, porque la mayoría están en extinción.

Contrario a lo que piensa la mayoría, el especialista manifestó que en nuestra zona acuífera las especies de tiburones no son peligrosas.

“Nunca se ha escuchado que un tiburón hirió a un pescador en las costas dominicanas”, resaltó Vásquez, quien refirió que hay más de 15 mil buzos certificados. Marilyn Lois, encargada de la Unidad de Protección Animal también considera que se debe tener un mayor control.

¡Si te gustó este artículo, compártelo! Gracias

ESCRIBE TU OPINION O COMENTARIO