“Qué viva Trujillo carajo” pasará a la historia del Soberano

Por el 11/04/2013

El bachatero puede ir a prisión en cualquier momento por decir públicamente “Viva Trujillo” en la gala

El ídolo de las multitudes del género musical conocido mundialmente como Bachata Anthony Santos, conocido también por sus fanáticos como el “Bachatu” pudiese sin querer haberse encontrado con una orden  de detención por violar  la Ley 5880 del año 1962 que prohíbe todo tipo de actividades que alaben la imagen de esa familia o su régimen trujillista.

Anthony Santos, quien por primera vez en lo nueva premiación de los premios Soberano, antiguos Casandra, organizado por la Asociación de Cronistas de Arte (Acroarte), se pasea por la alfombra roja y participa en la ceremonia con una presentación artística.  Al momento de recibir su premio Soberano en la categoría bachata del año con el tema “ Creíste”, dijo de manera emocionado la expresión “Viva Trujillo”, en  franca violación a la nueva disposición del Procurador General de la Republica Francisco Domínguez Brito que instruye a los fiscales para que sean perseguidas las personas que violan la ley anti trujillista.

El bachatero Santos, es uno de los artistas más queridos  del país, hizo una presentación estelar en la gran noche de los premios Soberano, deleitando a todos los asistentes a la sala Ravelo del Teatro Nacional Eduardo Brito y a sus seguidores  con  un mini concierto de sus mejores canciones, además el artista se llevó el galardón del “Bachatero del año”.

Al momento no sabemos lo que va a pasar con el afamado cantante de la bachata, pero si podemos decir  que esta ley 5880 del año 1962  tiene su oposición en ciertos sectores de la sociedad dominicana por su contradicción  con la modificación del año 2010 a la Carta Magna de la República Dominicana que ratificó el derecho a la información de los ciudadanos y de expresar libremente sus pensamientos, ideas y opiniones, por cualquier medio y sin censura previa

¡Si te gustó este artículo, compártelo! Gracias

ESCRIBE TU OPINION O COMENTARIO